Los ácidos grasos omega-3 previenen el desarrollo de la degeneración macular

Hasta ahora, las investigaciones del Instituto Nacional del Ojo (National Eye Institute) y de otros organismos han demostrado que es beneficioso tomar suplementos para la degeneración macular sólo después de haber desarrollado la degeneración macular seca. Pero un estudio en la edición de junio de 2008 de la revista profesional, Archives of Ophthalmology, finalmente ha mostrado el beneficio para personas previamente sanas en la prevención de formas leves y severas de esta enfermedad ocular. Investigadores de Australia y Singapur publicaron un estudio titulado «Dietary Omega-3 Fatty Acid and Fish Intake in the Primary Prevention of Age-Related Macular Degeneration: Una Revisión Sistemática y Meta-análisis.» Este meta-análisis consistió en una evaluación matemática de los resultados de nueve estudios previos de casi 89,000 personas, de los cuales más de 3000 desarrollaron degeneración macular. Los autores encontraron que el alto consumo dietético de ácidos grasos Omega-3 se asociaba con una reducción del 38% en el riesgo de degeneración macular tardía. Además, las personas que comían pescado dos veces por semana no sólo redujeron su riesgo de DMAE tardía, sino también de DMAE temprana (cambios suaves de drusas o de pigmentación de la retina).

¿Cómo ayudan los ácidos grasos omega-3 a prevenir la degeneración macular?

Los ácidos grasos omega-3 son llamados ácidos grasos «esenciales», porque los humanos no tienen la capacidad de sintetizarlos en sus cuerpos. Por lo tanto, deben obtener estas moléculas de la dieta o suplementos nutricionales. Los ácidos grasos omega-3 incluyen el ácido alfa-linolénico (ALA), el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA). Tanto el DHA como el EPA son ácidos grasos omega-3 de cadena larga, que protegen contra los cambios oxidativos, inflamatorios y degenerativos relacionados con la edad. Estos tres procesos dañinos resultan en el desarrollo de la degeneración macular relacionada con la edad. Además, los AF omega-3 de cadena larga, y especialmente el DHA, forman una parte crítica de la retina sana.

¿Quién Debería Tomar Ácidos Grasos Omega-3 basándose en el estudio actual?

El estudio actual encontró beneficios en la prevención de la degeneración macular en personas que tenían 49 años o más. Este es un hecho muy importante. Debido a que los cambios en el envejecimiento de la retina se desarrollan más comúnmente después de los 60 años, este estudio nos informa que ingerir ácidos grasos omega-3 al menos 10 años antes tiene un beneficio importante en la prevención de una enfermedad ocular potencialmente cegadora.

¿Cómo se compara este estudio con AREDS (Age-Related Eye Disease Study)?

El Estudio de Enfermedades Oculares Relacionadas con la Edad fue completado por el Instituto Nacional del Ojo, parte de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos en 2001. Hay dos maneras importantes en las que este estudio difiere de AREDS. 1. AREDS observó el beneficio de tomar suplementos nutricionales en la progresión de la degeneración macular en personas que ya tenían la enfermedad. En contraste, el estudio de omega-3 evaluó a las personas antes de que tuvieran la enfermedad en un esfuerzo por determinar si la AMD podía ser prevenida. 2. AREDS fue un estudio aleatorio, prospectivo doble ciego (ni el participante ni los científicos sabían si la persona estaba recibiendo un suplemento real o un placebo). El estudio actual de los ácidos grasos esenciales omega-3 fue una evaluación matemática meta-analítica de investigaciones anteriores que ya se habían completado. La comunidad científica considera que un estudio prospectivo es el estándar de excelencia en la investigación. Sin embargo, este estudio se basó en nueve estudios que por sí mismos fueron considerados de excelente diseño. Debido a los aparentes beneficios de los ácidos grasos Omega-3 en este y otros estudios previos, el Instituto Nacional del Ojo (National Eye Institute) está llevando a cabo actualmente el Age Related Eye Disease Study 2, que no sólo analiza los beneficios del aceite de pescado, sino también los beneficios potenciales de los carotenoides, la luteína y la zeaxantina.

Deja un comentario

Cerrar menú